martes, 19 de marzo de 2013

Más Knitting Café



A todas las tejedoras nos encantaría que existiera un lugar así en Argentina No?... Quizás a alguien se le ocurra y lo podamos disfrutar...el artículo que transcribo  es de un portal Mexicano http://www.planetajoy.mx/3936-la-insolita-moda-de-tejer-en-los-bares.html



La insólita moda de tejer en los bares

Además del menú, acá te dan lana y agujas. Se llaman knitting cafes y son furor en EE.UU. y en Europa. Conoce los tejes y manejes de esta joven tendencia del primer mundo.





Los así llamados knitting cafes son la nueva puntada -con hilo- en el actual revival del tejido tanto en EE.UU. como en Europa, donde fashionistas aficionados se afanan creando bufandas, guantes, medias y los muy de moda ponchos y mantas, mientras saborean cappuccinos, ristrettos y deliciosa pastelería. Entre sus miles de cultores se cuentan famosos como Julia Roberts, Kate Moss, Cameron Díaz y hasta el mismísimo Russell Crowe. Y la lista crece.

La idea de complementar bolas de lana con tazas humeantes empezó en 2002 en el Knit Cafe de West Hollywood, California. Su dueña Suzan Mischer se inspiró en lugares como Starbucks o la librería Barnes & Noble y comenzó a ofrecer café de cortesía en su local de tejido, convirtiéndolo luego en un café que incluso ofrecía fascículos e instructivos, además de lana, aguja y todo lo necesario para practicar este arte: el éxito fue inmediato. Luego de seis años este local cerró, pero el tejido de la tendencia ya estaba empezado y se fue extendiendo por el país y el resto del globo.

Ir por lana aquí no acarrea el efecto de salir trasquilado, pero tal vez sí sorprendido: ¿qué pasa con el género masculino? Si bien las mujeres son las que más abrazan esta movida, de a poco los hombres (algunos) e incluso los chicos también se van animando a agarrar las agujas, como se ve en la "boyz nite" del Knit de Nueva York. "La mayoría son chicas", señala Blanca, una knitter española, "pero cuando viene un chico, enseguida se pica y se pone a ello". Su colega Belén agrega: "Es más adictivo que un sudoku: haces una línea y ya no puedes parar. Y le pillas el truco enseguida".

En España, justamente, son cada vez más los bares y cafeterías que ofrecen sesiones de knitting: en Bilbao, el Coffee Break reúne todo tipo de aficionados; en Barcelona se destacan Llanàrium o La Dolça Bakery y en Madrid, los locales top son el Círculo de Bellas Artes y la cafetería Lo Siguiente. Por el resto del mundo, en Italia se dan clases en Mama's Bakery de Firenze, en Canadá hace furor el Toronto Knit Café, en Australia el A Coffee & A Yarn de Sydney y en Inglaterra, el número uno se llama Knit One, Give One, en Cambridge, aunque también se luce The Yarn Cake de Escocia (acá sirven té, ojo). Hasta la tailandesa Bangkok tiene uno, The Big Knit Café. ¿Llegarán a México? Y en tal caso, ¿tendrán éxito? A desenmarañar este ovillo, amigos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada